INICIO DE SESIÓN

¿Olvidó sus datos?
Activar Cuenta!
¿Eres veterinario?

REGÍSTRATE

Gracias por estar con CHipInPet®. Para acceder al portal como usuario haz click aquí

CHIP

Para aceder a la ficha técnica del chip de tu mascota haz click aquí

LA HISTORIA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS EL SANTO DE LOS ANIMALES


  • Es el santo patrono de todos los animales, veterinarios y de los ecologistas, y son muchas las anécdotas que dan cuenta de la conexión especial y el poder que San Francisco tenía con los animales.

    ¿Sabes por qué San Francisco de Asís es el santo de los animales? Aquí te vamos a contar su historia.

    San Francisco de Asís fue un cura de la iglesia Católica Romana que nació en Italia a principios de la década de 1180. Después de su muerte en 1226, el Papa Gregorio IX lo canonizó y lo convirtió en el Santo Patrón de Italia.

    Años después, San Francisco de Asís se convirtió en el patrón de los animales y de la naturaleza y en 1979, el Papa Juan Pablo II lo nombró Santo Patrón de la Ecología.

    ¿Pero, de donde viene esto?

    San Francisco de Asís siempre tuvo gran cuidado y amor por la naturaleza y los animales. Entre sus enseñanzas estaba que Dios creó el mundo y a todas las criaturas y era el deber del hombre proteger y disfrutar lo que Dios había creado.

    Entre las leyendas que rodean a este Santo existe una en la que se cuenta que San Francisco estaba viajando con otros compañeros cuando llegaron a un lugar donde había muchos pájaros en los árboles a la orilla del camino. San Francisco les pidió a sus amigos que lo esperaran mientras iba a rezar con sus hermanas las aves. Las aves lo rodearon y se quedaron ahí cautivadas por su voz. Por eso la imagen de este Santo siempre lo retrata con uno o varios pájaros acompañándolo.

    Otra leyenda cuenta que, en la ciudad de Gubbio, donde el santo vivió durante algunos años, la gente le tenía mucho miedo a un lobo que rodeaba la zona atacando a otros animales e incluso a la gente del pueblo. San Francisco, a diferencia de la demás gente del pueblo, tuvo compasión por este lobo por lo que decidió irlo a buscar a las montañas. Cuando lo encontró, se acercó a él y le ordenó que no le hiciera daño ni a él ni a nadie más. El lobo, que estaba gruñendo y enseñando los dientes, cerro el hocico y se acostó a los pies del santo.

    Fue ahí cuando el santo habló con el lobo para explicarle que la gente del pueblo le tenía mucho miedo pero que él estaba ahí para hacer las paces. Entonces el lobo lo siguió hasta el pueblo y entraron juntos mientras toda la gente los miraba sorprendida. Fue ahí, en el centro del pueblo donde hizo un pacto con el lobo. El lobo ya no podría atacar animales o personas del pueblo y a cambio, la gente del pueblo lo alimentaría. Y así fue.

    Con el paso del tiempo, estas anécdotas que demuestran el amor de San Francisco por la naturaleza fueron las que motivaron a la Organización Mundial de Protección Animal a instaurar el 4 de octubre (fecha en la que falleció el santo) como Día Mundial de los Animales.

    “Los animales son mis amigos, y yo no me como a mis amigos”.

    San Francisco de Asís

BIOADVANCE DE CENTROAMÉRICA COPYRIGHT © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.