INICIO DE SESIÓN

¿Olvidó sus datos?
Activar Cuenta!
¿Eres veterinario?

REGÍSTRATE

Gracias por estar con CHipInPet®. Para acceder al portal como usuario haz click aquí

CHIP

Para aceder a la ficha técnica del chip de tu mascota haz click aquí

¿Por qué mi perro muerde a otros perros?

  • La sociabilidad canina está influenciada por diversos factores, como la genética, la estimulación temprana y la experiencia en el curso de sus vidas con otros perros. Esto significa que un perro puede seguir siendo un gran perro de familia, aunque no sea particularmente agradable para otros perros. 

    El período de socialización ideal de un cachorro se extiende entre la semana 6 a la 14 de edad. Es imperativo que un perro tenga tiempo de juego e interacción social con otros caninos durante este período, con el fin de aprender a leer y reaccionar al lenguaje corporal de otros perros y usar su propio lenguaje corporal para comunicarse. Los perros que han tenido la socialización limitada en su etapa de cachorros pueden ser menos propensos a percibir a otros perros como "amigos" y más propensos a reaccionar a la defensiva ante ellos. Estas interacciones tempranas también ayudan a enseñar a un perro a usar su boca suave y gentilmente y de forma mas ruda si alguna vez debe actuar de forma agresiva. 

    La experiencia limitada con otros perros durante el período de socialización o el acceso sólo a determinados tipos o razas de perros puede hacer que un perro sea más selectivo sobre los tipos de perros con los que se siente cómodo a su alrededor. Además, una experiencia negativa con un perro agresivo o intimidante puede enseñarle que los perros - o cierto tipo de perros - no son seguros. Esto puede llevar a una agresión en un futuro basada en el miedo.

    ¿Porqué se pelean los perros?

    Hay varias razones porque un perro puede morder a otro, pero la mayoría de las mordeduras ocurren cuando el mordedor se siente amenazado. En este caso, la mordedura es una conducta defensiva diseñada para aumentar la distancia y disminuir la amenaza planteada por el otro perro. Las mordeduras son casi siempre el último recurso y por lo general se producen sólo después de que las señales de comunicación anteriores son ignoradas o porque el perro mordedor no sabe interpretar las señales amistosas del otro perro. 

    Antes de que ocurra una mordida, la mayoría de los perros intentarán comunicar su necesidad de espacio. Un perro poco amistoso suele comenzar con pequeñas señales, tales como evitar el contacto visual y girar su cuerpo lejos; si no se tienen en cuenta estas señales, se progresará a advertencias más fuertes como ladridos, miradas duras y gruñidos. La mayoría de los perros intentarán evitar una mordedura o luchar en lleno pues la agresión viene con un alto riesgo de lesiones.

    Ciertas circunstancias pueden causar que un perro a muestre comportamientos más agresivos. Algunos caninos son amistosos con perros familiares, pero pueden llegar a ser agresivos cuando se encuentran con perros desconocidos en los paseos o en el parque. Para otros, la agresión puede ocurrir con los perros conocidos. En este caso, la posesión de un recurso valioso, como un juguete o un tazón de alimento favorito, puede contribuir a un comportamiento defensivo, lo que puede llevar a la agresión.

    En raras circunstancias, una mordedura puede ser el resultado de una actitud depredadora, que es cuando un perro reacciona instintivamente hacia otro perro (a menudo más pequeño) como presa. 

    Si la situación es correcta, es posible para cualquier perro que se siente suficientemente amenazado recurrir a una mordedura. En muchos casos, el dueño del perro describirá la mordida como que vino "de la nada",a pesar del hecho de que el perro fue muy probablemente comunicando del malestar de su oponente antes de que ocurriera la mordedura. Por esta razón, es crucial para los dueños de perros aprender a reconocer los signos de miedo y ansiedad.

     

    ¿Qué hacer si tu perro es agresivo?

    Es importante que un perro que muerde ser valorado por un profesional, tanto para evaluar el riesgo futuro de otro mordisco y determinar las opciones de corrección de la conducta. Algunos problemas médicos se deben descartar antes de tiempo, pues los perros con dolor o que no se sienten bien pueden mostrarse agresivos. En los casos en que el origen del incidente sea de comportamiento, los perros que muestran una variedad de señales de advertencia antes de progresar a una mordedura tienden a responder mejor a las intervenciones conductuales que los que escalan con menos provocación y un menor número de señales. 

    La gravedad de la mordedura también influye en el riesgo. Para las situaciones de alto riesgo, la mejor solución es a menudo combinado, un manejo cuidadoso, en otras palabras, evitar constantemente las situaciones que pueden agravar o incentivar las tendencias agresivas y el entrenamiento. Estos componentes se tendrán que seguir constantemente a lo largo de la vida del perro con el fin de prevenir otro episodio agresivo.

    Las estrategias de entrenamiento se utilizan con frecuencia en combinación con un plan de modificación de la conducta, como entrenar al perro para alejarse o ir a una estera cuando hay un conflicto. El entrenamiento también se puede utilizar para convertir el miedo y la agitación de un perro con otros perros en una asociación positiva con la misma situación. En otras palabras, se puede enseñar a un perro que suceden cosas buenas cuando está con otros caninos, disminuyendo el miedo y pas posibilidades de agresión.

    Para algunos perros, medicamentos o suplementos prescritos por un veterinario puede ayudar en la modificación de la conducta agresiva con más éxito. 

    También en algunos casos, las herramientas de manejo, como puertas de barrera en el hogar, cabestros y bozales se pueden utilizar para minimizar el riesgo. 

    A veces, el riesgo de agresión es demasiado alto y el perro debe ser retirado de la situación. En toda situación de mordedura de un perro, es buena la orientación profesional de un etólogo para proporcionar el mejor futuro para su perro y su familia.

BIOADVANCE DE CENTROAMÉRICA COPYRIGHT © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.